Hernia inguinal

Una hernia inguinal ocurre cuando una porción de tejido, como una parte del intestino, empuja hacia afuera a través de un lugar debilitado en los músculos abdominales. El bulto que se produce puede ser doloroso, especialmente al toser, inclinarse o levantar un objeto pesado. Sin embargo, muchas hernias no causan dolor.

Síntomas

Los signos y los síntomas de la hernia inguinal incluyen:

  • Un bulto en el área sobre cualquiera de los lados del pubis, que se hace más notorio cuando estás erguido y especialmente si toses o haces algún esfuerzo.
  • Una sensación de ardor o de dolor en el área del bulto.
  • Dolor o incomodidad en la ingle, especialmente cuando te inclinas, toses o levantas peso.
  • Una sensación de pesadez o arrastre en la ingle.
  • Debilidad o presión en la ingle.
  • De vez en cuando, dolor e hinchazón alrededor de los testículos cuando la parte sobresaliente del intestino desciende e ingresa al escroto.

¿Cuándo consultar al especialista?

Busca atención médica inmediata si el bulto de la hernia se vuelve de color rojo, violáceo u oscuro, o si presentas otros signos o síntomas de una hernia estrangulada.

Causas

Algunas hernias inguinales no tienen una causa aparente. Otras pueden ocurrir como resultado de lo siguiente:

  • Aumento de la presión dentro del abdomen.
  • Un punto débil preexistente en la pared abdominal.
  • Esfuerzo al defecar u orinar.
  • Actividades intensas.
  • Embarazo.
  • Tos o estornudos crónicos.